Reforma de la Constitución

La reforma agravada del artículo 168

En este procedimiento de reforma el Constituyente de 1978 decidió introducir un proceso que otorga una rigidez especial a los contenidos protegidos por este precepto.

El artículo en cuestión establece que:

Artículo 168
  1. Cuando se propusiere la revisión total de la Constitución o una parcial que afecte al Título preliminar, al Capítulo segundo, Sección primera del Título I, o al Título II, se procederá a la aprobación del principio por mayoría de dos tercios de cada Cámara, y a la disolución inmediata de las Cortes.
  2. Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras.
  3. Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación.

La rigidez de este proceso de reforma hiperagravado afecta pues a una revisión total o bien a una reforma concreta del siguiente contenido:

  • Título Preliminar (artículos 1 al 9).
  • Título I: De los derechos y deberes fundamentales, pero solo a:

Capítulo 2: Derechos y libertades (14 al 38), pero solo a:

Sección 1: De los derechos fundamentales y las libertades públicas (15 al 29).

  • Título II: De la Corona (56 al 65).

Cabe mencionar que, aunque el artículo no lo indica expresamente, el propio precepto 168 estaría protegido por sí mismo, y no podría ser reformado en virtud del procedimiento de reforma ordinaria del artículo 167. De lo contrario, el fraude constitucional sería palmario.

A menudo se ha criticado por qué el Constituyente añadió aquí el Título II para proteger esta institución del Estado, pero en cambio las demás quedan sujetas al procedimiento de reforma ordinario.

En todo caso, el proceso requiere mayoría de 2/3, superior a la de 3/5 del art. 167. Además, en este caso no se prevé una Comisión paritaria, con lo cual el alcance de ambas mayorías es la única vía.

Una vez cumplido este requisito, deben disolverse las Cortes y procederse a la convocatoria de elecciones que, en este supuesto, se presume que tienen un carácter constituyente. Las nuevas Cortes deben volver a aprobar el proyecto por idéntica mayoría y, finalmente, someterlo a referéndum. En este caso, se trata de una consulta preceptiva, y no facultativa como en el artículo 167. También se ha criticado este paso, ya que el electorado ya participa en el proceso al elegir las nuevas Cámaras y parece innecesario volver a requerir su intervención una segunda vez.

Finalmente, el Título X cierra la Constitución en su artículo 169, y previo a las Disposiciones, establece que no procederá a la reforma Constitucional en tiempos de guerra o en vigencia de un Estado de Alarma, Excepción o Sitio.

Artículos académicos para saber más

El procedimiento agravado de reforma de la Constitución de 1978

Sugerencias ante una posible reforma constitucional

Buscador de artículos

Lectura recomendada de la lección